Corona Capital 2022: Un cartel de ensueño hecho realidad

Hareth Peraza
Hareth Peraza 23 noviembre, 2022
Updated 2022/11/23 at 6:33 PM
13 Min Read
Arctic Monkeys en el Corona
Fuente: César Vicuña

La mayoría opinan que el día fuerte del Corona Capital 2022 era el sábado. ¿Cómo no hacerlo? En tu cartel tienes a Paramore, Foals, The Kooks, a una leyenda del rock como Liam Gallagher y a una de las bandas más importantes y famosas de la música contemporánea: Arctic Monkeys.

Si bien no hubo tanta gente como el viernes, sin duda más de 100 mil personas se dieron cita para ver uno de los mejores carteles en la historia de México.

La música del sábado en el Corona Capital

Foals en el Corona

El sábado fue un día con más bandas de trayectoria y menos propuestas nuevas, lo cual se vio desde el inicio del festival.

Black Midi fue una de las primeras bandas que tocaron en este día. Ellos fueron una gran banda para iniciar con el festival, pues con su math rock calentaron los motores del público para el resto de artistas que se presentarían más adelante en el día. Incluso tocaron un cover de Macarena para conectar todavía más con la audiencia mexicana.

Otra banda con trayectoria que se presentó de forma temprana este día fue Foals. Ellos estuvieron en el escenario principal presentando un show redondo que nunca perdió la vibra festivalera. Comenzaron con Wake Me Up y My Number, señal de que todo su acto estaría lleno de energía. Incluso Yannis (vocalista y guitarrista) tocó en medio del público durante Red Socks Pugie.

The Kooks y su bajón de energía

El bajón de energía llegó con el concierto de The Kooks. El grupo británico presentó un show cumplidor (muy a secas) con su clásico rock suave que hizo que muchos perdieran algo de energía. Comenzaron con Always Where I Need to Be, la cual parecía marcar un ritmo enérgico, pero con el tiempo éste se fue perdiendo.

La voz de Luke Pritchard no es la mejor para ver en vivo. Si bien mantiene el tono de sus versiones de estudio, en directo suelta una gran cantidad de gallos y agudos innecesarios que pueden perjudicar la experiencia del espectador.

El setlist de The Kooks está compuesto principalmente por canciones de su primer álbum. Saben que tienen que complacer a un público general y no a sus fans más grandes, por lo que tocan sus canciones más conocidas. Aunque esto no fue suficiente para prender a un público que sí cantó, pero que necesitaba algo más para recobrar energía.

La canción que generó más emoción de la normal dentro del público fue Naive, el éxito más grande que esta banda ha tenido. Este fue el único momento del concierto en el que hubo gente saltando y gritando.

Liam Gallagher: la leyenda vuelve a México

Liam Gallagher en el Corona Capital
Fuente: Corona Capital

Después de 15 años, México presenció el regreso de Liam Gallagher, el antiguo frontman de Oasis. Muchos asistieron a esta edición del Corona Capital con la única intención de ver a esta leyenda de la música. Incluso mucha gente abandonó el recinto cuando terminó esta presentación.

Desde el comienzo del show con una grabación de Fuckin’ in the Bushes, seguida de Morning Glory (tocada en vivo), llegó la fiesta de Oasis. La mayor parte del setlist fueron canciones de esta etapa en la carrera de Liam. Hubo muy pocas canciones pertenecientes a su actual proyecto como solista.

Con su actitud prepotente, Liam Gallagher encantó a los melómanos millennials que se dieron cita para verlo. La canción que más disfrutaron fue Wonderwall, el himno más grande hecho por Oasis. Si bien es una pieza que sigue sonando impecable en vivo, es notorio que algo falta y eso es la guitarra y voz de Noel Gallagher. El mismo Liam llega a mostrar cierta molestia con su actual guitarrista, pues espera la misma calidad que entregaba su hermano.  

El cierre del concierto fue otro momento sublime. Cuando parecía que todo había cerrado con Champagne Supernova, Liam se burla del público por haberlos hecho creer que así terminaría su regreso a México e inmediatamente comenzó Cigarettes & Alcohol.. Liam Gallagher cerró su concierto con una fiesta de masculinidad, pues con esta canción comenzó un tremendo mosh pit del que nadie salió ileso (aunque todos iban preparados para ello).

Mismo problema que el viernes

Horarios del día sábado
Fuente: Corona Capital

El line up de este día parece es el sueño de cualquier melómano, pero este festival se encargó de convertirlo en una pesadilla.

Se tuvo el mismo problema que el viernes. Los horarios hicieron que los fans tuvieran que tomar decisiones difíciles. Tal vez el viernes no hubo tanto problema porque todos querían ver a My Chemical Romance, pero el sábado sin duda se hicieron grandes sacrificios.

Afortunadamente, solo Jamie XX (quien vendrá al Ceremonia el próximo año) se empalmó con Arctic Monkeys, pero el problema real ocurrió antes. Desde que tienes que decidir si ver a Foals, Spoon o The Kooks algo anda mal. Lo mismo sucedió con los Yeah Yeah Yeahs, pues muchos sacrificaron su concierto para estar más cerca de la talentosa Hayley Williams o del legendario Liam Gallagher.

La decisión más complicada estaba entre estos dos últimos. ¿A quién ver? Liam Gallagher y Paramore empezaron y terminaron a la misma hora. No había manera de poder verlos a ambos.

Lo inexplicable es que era muy fácil solucionar este problema. Se pudo haber colocado a Liam Gallagher a la misma hora que los Arctic Monkeys y nadie hubiera tenido un problema con ello. Incluso se pudo haber movido a Paramore para el viernes o el domingo y con ello se tendría un festival mejor balanceado.

La fiesta de Paramore

Paramore en el Corona Capital

Si hay un acto que se robó por completo esta edición del Corona Capital, es sin duda Paramore. La banda liderada por Hayley Williams hizo todo lo posible por entregar un show lleno de energía, baile y emoción.

Desde el inicio del concierto con This Is Why, se sentía una energía tremenda en la audiencia. Todos los asistentes estaban listos para saltar, cantar y bailar al ritmo de Paramore. Hayley Williams es la persona más feliz a la hora de presentarse en vivo. Ella es el corazón de la banda y lo demuestra con cada movimiento que hace sobre el escenario. Constantemente está interactuando con el público a tal punto de que se vuelve imposible no encariñarse con ella.

Una canción que tomó por sorpresa a los asistentes fue Decode. Es raro ver esta canción formar parte del setlist de Paramore, pero le dieron a México la oportunidad de escuchar una de sus canciones más populares e icónicas; la cual, aunque tiene un tono lento e incluso triste, no arruinó en absoluto la atmosfera fiestera del show.

La felicidad siguió con canciones como That´s What You Get y Ain’t It Fun, donde no había una sola alma que no estuviera saltando. Hubo una combinación perfecta entre el público y la banda. Ambos salieron en la misma línea, en sintonía. Todos querían celebrar que Paramore estaba una vez más en México.

Uno de los momentos más importantes de la noche llegó con Misery Business. Esta es la canción más popular de la banda y en todas sus presentaciones sube a algún afortunado al escenario para cantar un fragmento junto con ellos. Todo el mundo quería subir y cumplir el sueño de estar a solo centímetros de Hayley. Veías a niñas siendo cargadas para ser elegidas, pero al final no uno, sino dos afortunados fueron elegidos para cantar esta icónica canción.

Para este punto ya había transcurrido más de una hora de show y la banda seguía con tanque lleno. Así como ellos contagiaron al público con su energía, el público los contagió a ellos. Cerraron su presentación con Still Into You y Hard Times, las cuales con sus ritmos acelerados y estilo funky dejaron al público con un muy buen sabor de boca.

Arctic Monkeys: una odisea musical

Después de lanzamiento de su nuevo álbum, The Car, Arctic Monkeys regresaba a México tras haberse presentado por última vez en 2019.

La atmosfera fue todo lo que se puede esperar de un concierto de Arctic Monkeys. Luces calidas iluminaban el escenario mientras el público seguía la grave y rasposa voz de Alex Turner, quien se mantuvo en personaje todo el tiempo.

Sin duda fue contrastante la vibra de Arctic Monkeys con la vibra de Paramore, pero tienen fines distintos. Mientras Hayley Williams buscar hacerte bailar y emocionarte, Alex Turner tiene como objetivo hacer que te sumerjas en su música y fluyas junto con ella.

Desde el inicio del show con Sculpture of Anything Goes, se sabía que la vibra sería distinta. Era el momento ideal para tomar tu bebida, fumarte un cigarro y simplemente relajarte mientras la voz de Alex Turner, en su clásico tono lento y oscuro, guiaba tus movimientos.

Muchos esperaban que las canciones de su último álbum llenarán al setlist, pero, si bien no faltaron, tampoco fueron principales. AM sigue siendo el álbum más popular de Arctic Monkeys y de esta producción salieron la mayoría de piezas que la banda tocó. El público recibió esto de muy buena forma, pues las canciones de este álbum fueron las que prendieron más a una audiencia sumergida en la energía tranquila que solo una banda como Arctic Monkeys logra transmitir. Desde Why’d You Only Call Me When You’re High hasta la famosa Do I Wanna Know?.

La banda cerró su show con Body Paint, perteneciente al álbum The Car, lo cual no fue la mejor decisión. La canción que le antecedió fue R U Mine?, una de sus piezas más populares. Después de que tocaron esta canción, una gran parte del público optó por abandonar el recinto y evitarse el tráfico que se iba a generar al terminar el concierto.

Arcitc Monkeys fue un gran cierre para un segundo día de Corona Capital que dejó a todos no solo deseando ir al día siguiente, sino también esperando por comprar sus boletos para la edición de 2023. 

Share this Article
Posted by Hareth Peraza
Follow:
Yo antes estaba en onda, pero luego cambiaron la onda. Ahora la onda que traigo no es onda y la onda de onda me parece muy mala onda.