Sor Juana Inés de la Cruz: ¿El medallón perdido?

Paola Benítez
Paola Benítez 18 noviembre, 2020
Updated 2020/11/18 at 7:33 PM
4 Min Read

El medallón de la poetisa Sor Juana Inés de la Cruz ha recorrido un largo camino: permaneció enterrado por años hasta llegar a las manos de la hermana de un presidente, y finalmente terminó en el Museo Legislativo.

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, también conocida como la «Décima Musa», es la poetisa novohispana más reconocida de Iberoamérica. Nació en 1648 en Nepantla. A sus 18 años, tomó los votos de clausura monástica, añadiendo uno extra al juramento. Se convirtió en Sor Juana Inés de la Cruz, dando su devoción a la sonoridad, las letras y la poesía por la que ahora es reconocida.

El medallón de Sor Juana se encuentra en el Museo Sentimientos de la Nación. La «Décima Musa» posa con él en sus retratos. Destaca por su valor cultural y compleja historia. Por lo mismo, en 2019 se armó una muestra especial en dedicación a la también llamada «Fénix de América«.

[video_youtube url_video=»jQONCjpCVgM» description=»»]

Portado por Sor Juana en el siglo XVII, el camafeo de carey luce desgastado, pero destacan múltiples detalles importantes.

¿Cuál es la historia del medallón de Sor Juana?

Se dice que el medallón perteneció que Sor Juana Inés de la Cruz, quien vivió en la Ciudad de México -pasando una parte de su vida en el convento de San Jerónimo. Dentro del mismo fue enterrada al llegar su tiempo de partida. Vestía el atuendo de monja con un rosario y el reconocido camafeo (medallón) de carey.

Ahí descansó en paz hasta que, en los 90, arqueólogos descubrieron los entierros del Convento de San Jerónimo (donde ahora se ubica el Claustro de Sor Juana). Estos se encontraban nada más y nada menos que en el terreno de la hermana del presidente López Portillo.

A pesar de la falta de pruebas y análisis para confirmar si los restos encontrados en medio de los entierros pertenecían a la «Décima Musa», el arqueólogo, Arturo Romano Pacheco, declaró que había encontrado a Sor Juana. Se basó en los retratos de la monja para fundamentar sus afirmaciones y, poco después, Margarita López Portillo se adueñó del camafeo ahí encontrado.

El legado la poetisa y su camafeo

Al cumplirse 300 años de su muerte en noviembre de 1995, el Palacio Legislativo colocó en oro el nombre de Sor Juana: honrando así a la mayor figura de las letras hispanoamericanas del siglo XVII.

El Museo Legislativo recibió con brazos abiertos al medallón perdido, donde ahora es exhibido al público. La pequeña vitrina muestra una leyenda sencilla que reconoce la pertenencia del camafeo a Sor Juana Inés de la Cruz (a pesar de aún no haberse comprobado su procedencia). Se rumora que el anillo que ella portaba en su autorretrato sigue perdido. ¿Será descubierto pronto?

Con información de Chilango

Tal vez te interese leer sobre: Los retos de ser editor de literatura moderna y las adaptaciones

Share this Article