Cómo pedir empleo cuando no están solicitando gente

Bernardo Flores Heymann
Bernardo Flores Heymann 25 mayo, 2022
Updated 2022/05/25 at 1:45 PM
17 Min Read

Seguro ya sabes dónde quieres trabajar, quieres pedir empleo, pero no has encontrado una vacante en el lugar de tus sueños y te han dicho que es súper difícil entrar ahí. A eso súmale un mercado laboral deprimido, una crisis económica global, y miles de candidatos dispuestos a lo que sea por conseguir un sueldo.

En efecto, la situación está complicada, pero siempre hay nuevas formas en las que puedes hacer que te volteen a ver. Una de ellas es seguir esta metodología que funciona muy bien, sobre todo cuando las empresas no están publicando vacantes, o cuando el trabajo de tus sueños está en una empresa muy hermética, o bien cuando el mercado es muy cauteloso con las contrataciones que quiere hacer.

1. Saber lo que quieres antes de pedir empleo

Lo primero que debes hacer para poder aplicar esta técnica para un unsolicited job o trabajo no solicitado es tener muy bien definido lo que quieres hacer y dónde quieres hacerlo. Aunque parezca redundante es muy importante que tengas certeza de esto, porque uno de los errores más comunes que hacemos es que, por desesperación, aplicamos a todo lo que suena medianamente cercano a nuestro perfil.

Entonces ¿qué quieres hacer? Si estudiaste comunicación podrías aplicar a relaciones públicas, marketing, publicidad, producción audiovisual, diseño, periodismo, entre muchísimas otras opciones pero debes identificar cuál sí quieres, y más aún, para que sí eres bueno. Si lo tuyo es la generación de contenido busca únicamente empleos relacionados con esto. Debes apostarle sí a lo que gusta, pero sobre todo a tus fortalezas.

Ahora, si eres mercadólogo, y ya fuiste becario por un tiempo en una empresa de consumo, pero lo que quieres va directamente relacionado al lujo, entonces busca únicamente empresas de ese segmento y acótalo a lo que quieres hacer.

Para que una propuesta de trabajo no solicitado funcione debes tener plena claridad de lo que quieres hacer (con experiencia probada) y dónde: asistente de marca en Louis Vuitton, reportero de temas de negocio en Entrepreneur, community manager en Discovery Networks.

En este punto, además, necesitas poder vender, de forma eficiente lo que sabes y aquello que te hace único para que dicha organización te haga caso.

2. Seleccionar tus opciones y aclarar tu aportación

Para poder realizar este paso necesitas saber a quién pedirle trabajo. A diferencia de buscar empleo de manera tradicional, aquí no le escribirás a un reclutador, sino a alguien que tenga un poco de poder de decisión sobre el tema. Quizá quieres entrar a LVMH pero si no tienes un contacto ahí, te será mucho más complicado hacer una propuesta de trabajo no solicitado.

¿Qué puedes hacer? Buscar en su sitio el correo del director del área que te interesa o abrir LinkedIn y enviarle un mensaje con las características que abajo te doy. Si no conoces a alguien en esa organización o de plano no encontraste un correo, entonces tienes que ampliar tus opciones en cuanto a empresas.

Pide trabajo y pídelo bien.

La idea de este ejercicio es que tengas varias opciones a la mano en caso de que tu primera alternativa sea inviable.

Aunado con la investigación del contacto, tienes que saber muy bien qué hace la empresa y estar al tanto de sus novedades. Decir que quieres trabajar en una empresa “porque te gusta lo hacen” no será un gran discurso para el recipiente de tu solicitud. ¿Cuál fue el último lanzamiento de Discovery? ¿de qué trató? ¿cómo lo movieron? Todo eso es importante porque lo vas a necesitar para pedir un trabajo y, además, verte bien.

Tal vez te pueda interesar leer sobre: Kathleen Krüger, la mujer detrás del Bayern Múnich

3. Pedir empleo

Ahora viene la mejor parte, pedir trabajo. Ya definiste que quieres ser creador de contenido, tienes el correo del director y ¿cómo les vas a pedir una oportunidad?

No se vale escribir únicamente un “contrátame porque me lo merezco”. Eso sería muy desafortunado de tu parte.

Un error común que hacemos es creernos la panacea y ser soberbios con la poca o mucha experiencia previa que tenemos. Recuerda que estás recurriendo a esta medida semi desesperada porque tienes muy claro lo que quieres hacer, cómo lo harás y cuál es la principal virtud que expondrás.

Ahora viene la verdadera metodología. Para pedir trabajo necesitas una carta bien estructura, sencilla y que siga esta estructura: tú (la empresa), yo (tú quien quieres el trabajo), y nosotros (lo que pueden hacer juntos).

El primer párrafo debe ser corto, de máximo tres líneas, diciendo lo que te gusta de la empresa y del área específica que te llama la atención. Debes aprovechar esto para endulzarles el oído (o bueno, el ojo con el correo).

Aquí un ejemplo:

Estimada XXXXX,

He seguido con mucho interés lo que [su organización] hace en temas de visualización de datos, generación de contenidos y el impacto que tiene sobre sus audiencias específicas, como es el caso del reporte [tal]. Además, considero muy positivo lo que hacen, sobre todo con sus prácticas SEO, lo que les ha ayudado a posicionarse en el top 10 de tráfico nacional. 

Luego vas al punto interesante, venderte, hablar de ti, de tu trabajo hasta el momento y que consideres muy atractivo para el usuario.

He participado en la implementación de nuevas herramientas tecnológicas para sitios informativos y de entretenimiento. Uno de los proyectos en los que participé fue [mencionarlo o poner la URL] que logró más de un millón de visitas el día que se lanzó y es algo relativamente novedoso todavía. Como ese, siempre estoy al pendiente de tecnologías o aplicaciones que puedan ser utilizadas en beneficio de la sociedad y los consumidores digitales.

Finalmente, vas por el nosotros. Aquí debes ser claro en lo que quieres: una entrevista.

Estoy seguro que entre la creatividad y empuje que he demostrado en mi trabajo en [nombre de la organización] así como la constante innovación de [su empresa] podemos construir algo juntos. Me encantaría que agendemos una entrevista con el fin de explorar juntos las posibilidades que hay para una colaboración entre nosotros.

Y para cerrar con broche de oro, dile que esperas una respuesta de su parte. Y hazle saber que tal vez le escribas otra vez, por su pierde tu correo.

Espero una respuesta de tu parte para poder dialogar sobre el tema. De cualquier forma, te busco en un par de semanas por su pierdes este correo.

Saludos,

Ahora te voy a decir las letras chiquitas de esto. Una vez enviado el mail, espera dos semanas para escribir otra vez si no te contestan. Y luego una más después del segundo correo. Y así hasta el tercero. Después puedes arriesgarte cada tercer día por una semana, pero nada más. Se trata de conseguir una entrevista, no de quedar boletinado. Si te dicen que no desde el primer correo, déjalo por la paz

¿Funciona? Sí y su tasa de efectividad según los expertos es del 40% (Porot, 2013). Es agotador, también, pero debes confiar en lo que haces, pero cumpliendo con este método.

Un tip más: según lo que me enseñaron en el MBA antes de salir a buscar trabajo es que el mejor momento para enviar este tipo de correos es el martes entre las 13 y las 14 horas.

No te voy a decir que le eches ganas, porque sé que ya lo haces. Te voy a desear mucho éxito en tu búsqueda para pedir empleo porque te lo mereces.

Recién graduado y ¿qué hago para conseguir empleo?

Al graduarse, los jóvenes suelen enfrentarse al gran reto de encontrar un empleo. Para esto consideran sus gustos, sus habilidades, así como la remuneración que desean. Sin embargo, el entorno laboral ha cambiado y parece que ser contratado es algo muy difícil.

Juan Pablo Reynaud, Head of Talent Acquisition en L´Oréal, afirma que no solo ha cambiado lo que los empleadores quieren, sino también la forma en la que los jóvenes buscan trabajo.

En primer lugar, la búsqueda de trabajo es más directa.  Contactan específicamente a las personas que les interesan. Ya no usan tanto las grandes bolsas de trabajo como se hacía antes. Esto va muy relacionado con un segundo punto: tienen muy claro a qué se quieren dedicar y en dónde. A diferencia de antes, ya no se conforman con cualquier puesto que se les ofrezca.

“Los aspirantes saben bien jugar el papel de ganar-ganar. Ya son más exigentes con sus contratadores”, asegura Reynaud.

Debido a esta gran exigencia, muchos graduados se preguntan “¿cómo logro sobresalir ante mi competencia?”. Para Reynaud, uno logra destacar por su ambición, por tener más proyección a futuro y el deseo de generar un impacto.

Él considera que es muy importante que siempre vayan más allá. Recalca que varios jóvenes tienen experiencia desde la escuela y eso hace que destaquen desde el principio.

“Por ejemplo, ustedes en MediaLab no se quedan solo con lo de sus clases, les interesa hacer más”.

Sin embargo, afirma que uno de los errores más comunes de los aspirantes es confundir la ambición con la soberbia. Un graduado debe ser consciente que está para aprender y crecer, ya que se paga más por la experiencia que por un papel.

“Es muy importante ser humilde y medir tanto la energía como la ambición para que no se convierta en soberbia.”

Entre otras cualidades que buscan los contratadores, se encuentran:

  • La resiliencia para poderse adaptarse a situaciones adversas.
  • El enfoque a resultados y soluciones efectivas.
  • Y que sepa cómo hacer que “las cosas pasen”.

Al buscar empleo, nos recomienda buscar de manera inteligente y hacer networking con la gente de reclutamiento. Hay que enfocarse en el campo deseado y establecer un target. No enviar currículos a cualquier puesto de trabajo, sino a las vacantes que apliquen a tu perfil.

Recién graduado y ¿qué hago para conseguir empleo?

Al graduarse, los jóvenes suelen enfrentarse al gran reto de encontrar un empleo. Para esto consideran sus gustos, sus habilidades, así como la remuneración que desean. Sin embargo, el entorno laboral ha cambiado y parece que ser contratado es algo muy difícil.

Juan Pablo Reynaud, Head of Talent Acquisition en L´Oréal, afirma que no solo ha cambiado lo que los empleadores quieren, sino también la forma en la que los jóvenes buscan trabajo.

En primer lugar, la búsqueda de trabajo es más directa.  Contactan específicamente a las personas que les interesan. Ya no usan tanto las grandes bolsas de trabajo como se hacía antes. Esto va muy relacionado con un segundo punto: tienen muy claro a qué se quieren dedicar y en dónde. A diferencia de antes, ya no se conforman con cualquier puesto que se les ofrezca.

“Los aspirantes saben bien jugar el papel de ganar-ganar. Ya son más exigentes con sus contratadores”, asegura Reynaud.

Debido a esta gran exigencia, muchos graduados se preguntan “¿cómo logro sobresalir ante mi competencia?”. Para Reynaud, uno logra destacar por su ambición, por tener más proyección a futuro y el deseo de generar un impacto.

Él considera que es muy importante que siempre vayan más allá. Recalca que varios jóvenes tienen experiencia desde la escuela y eso hace que destaquen desde el principio.

“Por ejemplo, ustedes en MediaLab no se quedan solo con lo de sus clases, les interesa hacer más”.

Sin embargo, afirma que uno de los errores más comunes de los aspirantes es confundir la ambición con la soberbia. Un graduado debe ser consciente que está para aprender y crecer, ya que se paga más por la experiencia que por un papel.

“Es muy importante ser humilde y medir tanto la energía como la ambición para que no se convierta en soberbia.”

Entre otras cualidades que buscan los contratadores, se encuentran:

  • La resiliencia para poderse adaptarse a situaciones adversas.
  • El enfoque a resultados y soluciones efectivas.
  • Y que sepa cómo hacer que “las cosas pasen”.

Al buscar empleo, nos recomienda buscar de manera inteligente y hacer networking con la gente de reclutamiento. Hay que enfocarse en el campo deseado y establecer un target. No enviar currículos a cualquier puesto de trabajo, sino a las vacantes que apliquen a tu perfil.

FOTO: Rob Thomas USA

Si no tienes experiencia laboral, eso no significa que no pongas tus logros. Sin embargo, recomienda a los que aún no han salido de la carrera que comiencen a trabajar, ya que la experiencia sí tiene un gran peso al evaluar a los candidatos.

Acerca de la situación actual que vivimos, donde la pandemia causada por el Covid-19 ha causado incertidumbre, él invita a los jóvenes a no parar de buscar y hacer networking, ya que en algún momento se regresará a la normalidad y la oferta laboral se reactivará.

Finalmente, a todos aquellos que se han desmotivado por no obtener empleo o se encuentran nerviosos por el proceso, él les dice:

 “Levanta la cara y toca muchas puertas. Sí hay trabajo, solo haz una búsqueda adecuada y estratégica”.

Share this Article